24 de marzo de 2015

Cómo fue... Plaza del Conde de Miranda


©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

17 de marzo de 2015

Cómo fue... Círculo de la Unión Mercantil e Industrial


©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

24 de noviembre de 2014

Biblioteca Municipal Mario Vargas Llosa

 
_DSC3171.NEF

Uno de los genios de la literatura, Mario Vargas Llosa, ya tiene una biblioteca con su nombre también en Madrid y está situada en la plaza de Barceló, distrito Centro, en el barrio de Universidad. 
El premio Nobel de Literatura, premio Cervantes y académico de la Lengua, afincado en Madrid, donde empezó a escribir su primera novela, la inauguró el pasado lunes. 

©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

Tras el derribo en 2010 del antiguo mercado municipal de abastos que databa de 1937, se decide edificar el nuevo "Centro Polivalente Barceló", proyecto de los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, ganadores del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento de Madrid. 
La luminosa biblioteca, que comparte diseño con el complejo del nuevo Mercado de Barceló y un polideportivo, consta de más de 24.000 ejemplares. 

_DSC3180.NEF

Está distribuida en tres plantas que albergan la zona infantil, bebeteca, más de 140 puestos de lectura y 40 con conexión a Internet, además de videoteca y revistas. Todo el espacio está bien iluminado por luz natural gracias a sus muros de cristal traslúcido en los que se han insertado frases del escritor peruano. El propio Vargas Llosa ha denominado a Madrid como su casa, una ciudad a la que llegó en mil novecientos cincuenta y ocho y que según sus palabras, “ha visto transformarse en una metrópoli que ignora la xenofobia, el chauvinismo y que no es de nadie porque es de todos”. Con esta son ya treinta y una las bibliotecas municipales que tiene la capital. 



M@driz hacia arriba©2006-2014 | Manuel Romo

2 de septiembre de 2014

Fachadas


©M@driz hacia arriba

Las fachadas son como la carta de presentación de los edificios, es lo primero que ve el visitante y dependiendo de su color, su arquitectura y sus elementos ornamentales, nos pueden decir mucho de su interior e incluso de sus moradores. Según estos factores nos da la impresión de que la casa puede ser acogedora, fría, señorial, siniestra o anodina. Nos puede transmitir serenidad, calidez, incomodidad, o quizá nos evoque recuerdos de paisajes montañeses, isleños o de países lejanos, etc. 

©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

Así, si vemos fachadas de un color blanco predominante, con balcones de tonos ocres o azules, adornados con plantas y flores, nos puede llevar a pensar que sus viviendas son cálidas, semi rústicas, manchegas o sureñas. En Madrid existen muchos edificios con tejados de teja de barro cocido y fachadas de colores tan intensos, que me hace pensar irremediablemente en una clara influencia colonial con un ligero sabor de Habana Vieja. 

©M@driz hacia arriba

Hay fachadas de ladrillo de diferentes tonalidades que nos hablan de una construcción recia y sobria, muy propia de finales del XIX. Hoy en día se apuesta por fachadas minimalistas, de líneas rectas y sencillas y con amplios ventanales para dar sensación de amplitud, sin embargo, tanta originalidad de vidrio, hormigón y hierro nos transmite frialdad. 

©M@driz hacia arriba ©M@driz hacia arriba

En fin, lo que quería decir es, que ya sea del clásico blanco, tonalidades neutras, colores apagados o puros, en Madrid, tenemos una gran variedad de fachadas coloreadas y como para gustos están los colores, aquí os he dejado una pequeña muestra del Pantone madrileño. 

M@driz hacia arriba©2006-2014 | Manuel Romo